martes 14.07.2020
ESPECIAL

La fiesta de la Pachamama en el marco de la pandemia

  • La tradicional ceremonia que rinde culto a la Madre Tierra estará atravesada este año por el avance del Covid-19 en Argentina.
  • En Bolivia y Perú piden a la Pachamama poder vencer al coronavirus. 

 

El ritual de adoración y gratitud a la Pachamama, este año estará atravesada por la pandemia de Covid-19. Foto: Pixabay.
El ritual de adoración y gratitud a la Pachamama, este año estará atravesada por la pandemia de Covid-19. Foto: Pixabay.

Como cada 1 de agosto, las comunidades originarias realizan la tradicional ceremonia en homenaje a la Madre Tierra, es decir a la Pachamama. Sin embargo este año estará atravesada por la pandemia de coronavirus, pero también marcada por la revalorización del cuidado de la naturaleza.

El Día de la Pachamama es una tradición ancestral que se celebra en todo el noroeste de Argentina cada 1 de agosto, especialmente en la Puna salteña y en Tucumán, Jujuy y Catamarca, donde los participantes agradecen a la Tierra por su capacidad de producir y bendecir plantas, animales y alimentos; y se comprometen a ser custodios de la tierra a cambio de buenas cosechas y protección.

La pandemia hace que el ritual ancestral tome una impronta distinta a la de años anteriores. En Bolivia, por ejemplo, se expresaron muestras de desagravio frente al daño de la humanidad a la naturaleza, con ofrendas a la Pachamama para poder derrotar al Covid-19. 

La ceremonia en la que se desarrolló este pedido de reparación, fue encabezada por el propio viceministro de Medicina Tradicional e Interculturalidad de Bolivia, Felipe Quilla, que ofreció una serie de dulces con formas de viviendas y automóviles, junto con lanas de alpaca de colores vivos para representar al arco iris, entre otros elementos, rociados con alcohol y con plegarias en español y aymara.

El funcionario explicó, ante la preocupación que genera el covid-19, que “con esta ofrenda queremos hacer un desagravio a la Madre Tierra o Pachamama porque una razón es que la humanidad le hace un fuerte daño y ahora estamos con una pandemia”.

En el mismo sentido, en Perú también hicieron una ceremonia similar en la fortaleza inca de Sacsayhuamán.

En esa ocasión, distintas autoridades de Cusco, junto a sacerdotes andinos, pidieron a la Pachamama por el cese de la pandemia que azota al país. El ritual de ofrenda a la tierra se realizó entre mascarillas y distancia social y poca concurrencia de personas en comparación con otros momentos de igual trascendencia.

Con todo, es de esperarse que las ceremonias de la Pachamama este año estén marcadas por la excepcional situación sanitaria, pero también se conforme en una oportunidad para celebrar un nuevo pacto de cuidado con la Madre Tierra, para implementar en plenitud en la pospandemia. 

Comentarios