sábado 27/2/21
TURISMO INTERNACIONAL

Seis destinos golfísticos que posiblemente no conocías

  • Uno de los mayores placeres del golf es poder disfrutar del paisaje mientras se juega. Los campos de los países donde el golf es tradición, como Escocia o Estados Unidos, suelen ofrecer un marco incomparable que atrae a los mismos jugadores año tras año.
image1
Fotografía de Don Stouder en Unsplash.

¿Qué hay del resto de países de los que apenas se habla? A veces va bien buscar destinos alternativos que ofrezcan un nivel de belleza similar a un precio muy inferior.

En este artículo te presentamos algunos destinos golfísticos que muy posiblemente no conocías y que pueden acabar siendo muy populares.

Bulgaria

A pesar de no ser un país eminentemente costero, Bulgaria sabe aprovechar al máximo su línea de mar. A orillas del mar Negro, se han construido una serie de complejos para alojar a los aficionados al golf que desean descubrir los infravalorados campos de la zona.

Sin duda, la joya de la corona es el Thracian Cliffs, diseñado por el legendario golfista sudafricano Gary Player y con unas increíbles vistas al mar desde los 18 hoyos del campo. Ahora bien, el recorrido es bastante difícil para principiantes, ya que el viento puede causar estragos en los golpes de salida e incluso en los hoyos más complicados es fácil perder la bola.

Muy cerca, el pueblo costero de Balchik cuenta con tres magníficos campos en un radio de apenas 15 minutos. Aquí encontrarás alojamiento de primera calidad y restaurantes de categoría a precios muy competitivos.

Si buscas un destino con una buena relación calidad-precio, Bulgaria es el destino perfecto.

Patagonia (Argentina)

Aunque no hayas visitado la Patagonia (Argentina), seguro que has visto algún documental sobre su increíble belleza natural. Sus lagos, fiordos y glaciares componen el telón de fondo ideal para un campo de golf, y lo bueno es que, si quieres visitar la región más meridional de Sudamérica, tienes varias opciones entre las que elegir.

El Chapelco Golf & Resort, por ejemplo, se encuentra en un lugar donde nunca esperarías ver un campo de 18 hoyos. Sin embargo, gracias a la colaboración de Jack Nicklaus, consigue poner su espectacular paisaje al servicio de una experiencia golfística única, con sus imponentes montañas de fondo. Aunque el precio por jugar en el escenario del Abierto Clásico de Neuquén de 2020 puede ser un tanto elevado, vale la pena disfrutar un día de una experiencia realmente inolvidable.

Costa Rica

Aunque nadie lo diría, Costa Rica es un sitio increíble para jugar al golf. A lo largo de la costa pacífica y el Valle Central encontramos seis excelentes campos, rodeados de altas montañas y densos bosques.

Quizá el más destacado sea el de Reserva Conchal, diseñado por Robert Trent Jones II a mediados de los años 90. Sus lagos y ríos y sus vistas al mar son espectaculares, tanto que suele usarse para albergar prestigiosos torneos profesionales. Forma parte de la lujosa Reserva Conchal, cuyos precios son un tanto elevados para el país, aunque tampoco es necesario ganar la lotería de Costa Rica para poder alojarse en el complejo un fin de semana.

Otros campos, como los de Hacienda Pinilla y Valle del Sol, ofrecen la variedad necesaria para repetir una y otra vez. Costa Rica, con su espectacular belleza natural y su agradable climatología, puede convertirse en el principal destino golfístico de América.

Esuatini (Suazilandia)

Este precioso país del sur de África suele pasar desapercibido en favor de su ilustre vecino, Sudáfrica, sobre todo en lo que a golf se refiere. Sin embargo, al otro lado de la frontera también hay campos espectaculares y a precios muy inferiores, como por ejemplo el Leopard Creek Country Club.

Ubicado a orillas del Crocodile River, destaca por la variedad de fauna de la zona. De hecho, ¡es habitual ver elefantes paseando junto al campo!

Ahora bien, visitar un sitio así no es fácil. Incluso antes de la pandemia, lo normal era viajar a Sudáfrica y organizar desde allí el transporte hasta Esuatini. Y aunque hay múltiples empresas que organizan este servicio, el viaje por carretera dura varias horas. Si estás dispuesto a hacer frente a estos inconvenientes, la recompensa puede ser magnífica.

Isla Norte (Nueva Zelanda)

Puede que pienses que Nueva Zelanda no es un sitio tan raro para jugar al golf. De hecho, más de medio millón de neozelandeses practica habitualmente este deporte. Sin embargo, hay campos con los que muy posiblemente no contabas.

Cape Kidnappers, en Isla Norte, es un buen ejemplo. Aparte de por su nombre (Cabo de los Secuestradores), el campo llama la atención por sus frondosos paisajes verdes y sus escarpadas montañas. Visitar la región supone una experiencia impresionante. Si eres capaz de evitar el viento, es un campo muy divertido, y puedes rematar el recorrido con una cata de los mejores vinos locales.

El clima de Isla Norte ofrece las condiciones perfectas para la práctica del golf, y lo bueno es que se puede visitar en cualquier época del año porque las temperaturas apenas varían.

Indonesia

Indonesia aprovecha todo su encanto para ser también uno de los principales destinos golfísticos de Asia. La capital, Jakarta, cuenta con más de treinta campos repartidos por sus alrededores, a menudo diseñados por exgolfistas profesionales y expertos en la materia.

Quizá el mejor sea el Bumi Serpong Damai (o BSD), que también lleva la firma de Jack Nicklaus. La combinación de belleza imponente y calma total lo convierte en una de las experiencias golfísticas más fascinantes posibles. Además, se encuentra a apenas una hora de múltiples complejos de auténtico lujo.

En alguna de las pequeñas islas de Indonesia puedes encontrar auténticas joyas, como el Ria Bintan, diseñado por Gary Player. Se encuentra en un bosque tropical y tiene 18 hoyos espectaculares. Debido a su proximidad con Singapur, la mayoría de usuarios proceden del país vecino. No puedes viajar a Indonesia a jugar al golf y no probar este espectacular campo.

Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad