sábado. 25.05.2024

El Municipio de Florencio Varela enfrenta una gran crisis financiera

La secretaria de Hacienda Gisella Primus confirmó que "el Municipio de Florencio Varela atraviesa una gran crisis". 
gisella_primus_crisis_varela_municipio

La situación económica en el Municipio de Florencio Varela alcanzó un punto crítico, según lo expresado por la secretaria de Hacienda, Gisella Primus. En medio de un complejo escenario económico a nivel nacional, Primus destacó la necesidad urgente de mantener la estabilidad financiera mediante una cuidadosa planificación presupuestaria.

La funcionaria detalló cómo las políticas implementadas por el gobierno nacional de Javier Milei impactaron directamente en la estructura fiscal del municipio, afectando a las cuentas comunales de manera significativa. "No estamos exentos de los desafíos que enfrenta cualquier familia argentina en estos tiempos", aseguró Primus.

Primus informó que en lo que va del año 2024 hubo un impactante incremento del 260% en el costo del alumbrado público solo en el mes de febrero.

Además, la recaudación ha experimentado una preocupante caída del 20% durante el primer trimestre del año en curso, revelando una dificultad creciente para mantener las finanzas del municipio a flote. "Solo tres de cada diez contribuyentes están cumpliendo con el pago de los servicios generales", señaló la secretaria de Hacienda.

En medio de este panorama desafiante, la paralización de la obra pública por parte del gobierno nacional, liderado por Javier Milei, ha exacerbado aún más la situación. No obstante, el intendente Andrés Watson ha tomado la determinación de continuar con los proyectos esenciales para la comunidad, utilizando recursos del Ejecutivo local. "Es crucial mantener y prolongar la vida útil de la infraestructura existente", subrayó Primus.

La crisis financiera también ha afectado la capacidad del municipio para brindar servicios esenciales a sus ciudadanos. Primus destacó el recorte impulsado por el Presidente, que ha impactado en la provisión de medicamentos para enfermos crónicos, sillas de ruedas para personas con discapacidad, y bolsas de colostomía, entre otros.

"Estos gastos imprevistos están ejerciendo una presión adicional sobre las finanzas municipales, que ya están debilitadas por una capacidad tributaria que no está a la altura de las nuevas demandas", concluyó la secretaria de Hacienda.