sábado 15/8/20
INFORME

La organización TECHO reveló datos sobre los efectos de la pandemia en barrios populares

  • Según el estudio, la falta de agua y el hacinamiento son los mayores obstáculos para enfrentar al coronavirus.  
  • Además, la pandemia afectó directamente las fuentes laborales e ingresos de los vecinos, quienes destacaron la organización barrial como una fortaleza en el contexto de urgencia. 
Techo realizó un trabajo para conocer el impacto de la pandemia entre los habitantes de barrio populares de Argentina. Foto: Techo.
Techo realizó un trabajo para conocer el impacto de la pandemia entre los habitantes de barrio populares de Argentina. Foto: Techo.

El Centro de Investigación Social de TECHO Argentina realizó un estudio sobre los efectos de la pandemia en los barrios populares.

El relevamiento se enfocó en información sobre las necesidades prioritarias, la llegada de las políticas estatales y los esfuerzos comunitarios para hacer frente a los efectos generados por el Covid-19 y el aislamiento obligatorio. 

Este trabajo se realizó en mayo y alcanzó un total de 675 personas en 162 asentamientos de 30 municipios de 16 provincias de Argentina. 

Sobre las medidas sanitarias para el cuidado de la salud ante la propagación del virus, el 51,6% de las personas entrevistadas aseguró que la falta de agua potable es uno de los mayores obstáculos para poder afrontar la pandemia.

Haciendo referencia a la situación de hacinamiento que pone en riesgo la salud de los habitantes, el 32,6% de los vecinos y vecinas considera que las condiciones de su vivienda afecta totalmente a su capacidad de hacer frente al COVID-19. Mientras que el 22,7% afirma que afecta mucho.

El 39,4% asegura que el hecho de que muchas personas vivan en una misma casa influye negativamente en el cuidado de la salud, en tanto que el 37,3% identifica como una problemática el espacio reducido.

Según el estudio de Techo, la pandemia afectó directamente las fuentes laborales e ingresos de los vecinos y vecinas de los barrios populares. El 58,96% de las personas encuestadas afirmó que la principal dificultad a la que se enfrenta actualmente es la disminución de los ingresos del hogar, al igual que el 42,6% identifica a la dificultad para obtener suficientes alimentos para el hogar como el principal desafío.

Dentro de las personas encuestadas, el 53,2% declaró que se encontraba trabajando en el momento previo al dictado del Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio, en tanto que estos resultados varían según el género: un 72,5% de los hombres dijo que está trabajando, mientras que el 48,5% de las mujeres afirmó lo mismo.

Por último, los vecinos y vecinas destacaron los distintos procesos de organización comunitaria como un factor fundamental para hacer frente al COVID-19.

El 41% de las personas valoró la organización entre personas que habitan en el barrio como una fortaleza en el contexto de urgencia, mientras que en el 100% de los asentamientos encuestados la comunidad se organizó para realizar alguna acción ante la propagación de la pandemia, siendo la principal actividad las ollas populares.

Comentarios