sábado 07.12.2019

Cinco mitos sobre alimentación que valen la pena cuestionar

  • La primavera está más cerca de comenzar y con ella comienza la etapa del año en donde muchos desean bajar de peso y ponerse más en forma.
La alimentación: cinco mitos que hay que cuestionar.
La alimentación: cinco mitos que hay que cuestionar.

Si bien existen numerosas dietas saludables para reducir esos kilos que queremos perder, también hay muchos mitos algo dudosos acerca de la mejor forma de alimentarse para adelgazar. En este sentido, es preciso cuestionar algunos de ellos para no perjudicar nuestra salud y para no realizar esfuerzos en vano; a continuación presentamos algunas creencias que pueden ser discutibles:

1. "El pan y las pastas engordan mucho"

Es muy importante tener en cuenta que el aumento de peso no se da como consecuencia de consumir este tipo de alimentos en sí mismos, sino como resultado de la cantidad en la que son ingeridos. Salir a comer un rico plato de pastas o pedir un delivery de McDonald's no nos hará incrementar de peso, en la medida en que estos platos se encuentren incluidos en un plan de alimentación equilibrado.

2. "Cenar hace aumentar de peso"

Respecto a la cena, ocurre algo similar a lo que mencionamos anteriormente; lo que genera aumento de peso es la cantidad total de calorías que consumimos durante todo el día, y no el horario en el que lo hagamos. Es por eso que el momento de la jornada en el que se incorporen los alimentos no es de gran importancia.

3. "Hacer dieta de a dos es más fácil”

Si bien el hecho de sentirse acompañado a la hora de llevar adelante una dieta, puede resultar muy motivador, es preciso tener mucho cuidado en este aspecto. En ciertas circunstancias, el sistema de “compañero de dieta” puede volverse en contra si nuestro amigo  tiene diferentes gustos y rutinas. Por eso, lo más recomendable es transitar este proceso de manera personal, prestando mucha atención a los objetivos individuales.

4. “Lo ideal es comer siempre a la misma hora”

En realidad, no existe ningún estudio riguroso que respalde esta regla. Así, lo que podemos aconsejar es no esperar a tener mucho hambre para comer; lo óptimo es no dejar pasar más de 2 o 3 horas entre una comida y la siguiente, y acomodar la dieta de manera tal que sea posible realizar las 4 comidas principales -desayuno, almuerzo, merienda y cena-, además de dos colaciones intermedias -a media mañana y a media tarde.

5. “Saltear alguna comida ayuda a bajar de peso”

Tal como se ha indicado en el punto anterior, respetar las 4 comidas del día es clave para mantener una dieta equilibrada. Por eso, el hecho de saltear una ingesta, al contrario de lo que suele creerse, provoca más hambre y, por ende, más posibilidades de excederse en la siguiente comida. Asimismo, omitir desayuno, almuerzo, merienda o cena, hace que nuestro metabolismo funcione de manera más lenta, provocando una menor quema de calorías durante la digestión.

Comentarios