viernes 27/11/20
SERVICIOS

MetroGas aconseja a los vecinos para evitar posibles casos de intoxicación durante la cuarentena

  • Con la llegada de las bajas temperaturas, el uso de los artefactos de calefacción es superior al habitual, y se acrecienta en el marco del aislamiento social y obligatorio por la pandemia.
  • La prestadora del servicio brinda algunas recomendaciones y aclara que el ciento por ciento de los casos de intoxicación pueden prevenirse.

 

Metrogas recomienda revisar periódicamente las instalaciones por un gasista matriculado en la zona de distribución para evitar casos de intoxicación.
Metrogas recomienda revisar periódicamente las instalaciones por un gasista matriculado en la zona de distribución para evitar casos de intoxicación.

El cumplimiento de la cuarentena por la pandemia de Covid-19 obliga a que todos pasemos más tiempo en casa. Esta circunstancia, junto con las bajas temperaturas, hace que el uso de los artefactos de calefacción, agua caliente y cocción sea superior al habitual en nuestros hogares.

En este marco, MetroGas recuerda a todos aquellos que utilizan gas natural más allá del área de distribución, algunos consejos de prevención a fin de prevenir la intoxicación por monóxido de carbono (CO).

"En la Argentina se calcula que hay unas 200 muertes por año aproximadamente a causa de intoxicación por CO. Es una de las intoxicaciones más difundidas en todo el mundo y una de las más subdiagnosticadas", sostiene la Dra. Silvia Cortese, médica toxicóloga de Swiss Medical. 

A partir de este dato, Alejandro Di Lázzaro, gerente de Relaciones Institucionales de MetroGAS, remarca que "la revisión anual de los artefactos, efectuada por un gasista matriculado, puede prevenir el ciento por ciento de los casos” y aclara que “el monóxido de carbono se origina cuando la cantidad de oxígeno es insuficiente para la correcta combustión de elementos tales como carbón, madera, querosén, alcohol o gas natural, los cuales son materiales combustibles ricos en carbono y que necesitan oxígeno suficiente para quemarse adecuadamente".
 

Gran parte de los casos de este tipo de intoxicaciones están relacionados con el uso de artefactos inadecuados o el deficiente funcionamiento de equipos a gas, ubicados en ambientes no aptos, mal ventilados o con las rejillas, que liberan monóxido de carbono, tapadas.

El monóxido de carbono es altamente venenoso y no se puede detectar a través de los sentidos: no se huele, no se siente, no se ve y tampoco produce irritación en los ojos o la nariz. Por eso se lo llama “asesino silencioso” y también el “gran simulador”, porque comparte síntomas con la gastroenteritis y distintas afecciones cardíacas o neurológicas, lo que puede confundir el cuadro a la hora del diagnóstico y correcto tratamiento médico.
Es de suma importancia tomar medidas de prevención, sobre todo mujeres embarazadas, lactantes, niños pequeños, personas mayores y los que sufren de anemia, problemas del corazón o respiratorios, quienes pueden ser mucho más sensibles al CO.

Las recomendaciones de MetroGas son:
Asegurarse que el color de la llama que emite el artefacto a gas sea uniforme y de tono azul. Si su tonalidad es anaranjada, indica que funciona en forma defectuosa.
Hacer revisar periódicamente las instalaciones por un gasista matriculado en la zona de distribución.
Ventilar de forma permanente los ambientes (a través de rejillas compensadoras reglamentarias).
Utilizar fuentes de calor de tiro balanceado. En estas la combustión se genera en una cámara estanca (cerrada), es decir, que toma el aire del exterior y libera los gases de combustión afuera, de manera tal que evita la disminución del oxígeno ambiental. 

"Ante la sospecha de intoxicación por monóxido de carbono, se debe retirar a la persona afectada del ambiente contaminado a un lugar donde pueda respirar aire limpio y fresco, y llamar a la ambulancia de inmediato. Si es posible, abrir puertas y ventanas, así como apagar la fuente emisora de monóxido de carbono. Si el paciente está inconsciente hacerle masaje cardíaco y respiración boca a boca hasta que llegue el auxilio", detalló la Dra. Cortese.

"Mismo en los casos donde la persona intoxicada se haya recuperado, es importante que asista a un centro de salud porque habrá que efectuarle controles y darle un tratamiento, que requiere oxigenoterapia", aclaró la Dra. Cortese, quien agrega que el pronóstico es bueno, si se trata a tiempo, caso contrario, “esta enfermedad puede dejar secuelas neurológicas muy severas. Por eso el paciente, posteriormente a la intoxicación, debe realizar el control en Toxicología para identificar que no haya quedado ninguna secuela en el momento o que pueda aparecer posteriormente”.

"Las intoxicaciones con CO son prevenibles y la forma de hacerlo es teniendo la constancia de hacer revisar los artefactos todos los años. No pensarlo como un gasto, sino como una inversión en seguridad", concluyó la Dra. Cortese.

Comentarios