viernes 13.12.2019
GANAN LUGAR LAS TRANSFERENCIAS EN LUGARES COMO PÁGO FÁCIL

La población argentina tiene sus alternativas económicas a los bancos

La ciudadanía en Argentina no se fía de las entidades bancarias. Es la dura realidad que azota al país latinoamericano, después de las elecciones presidenciales que se llevaron a cabo el pasado 27 de noviembre y que dieron como ganador al peronista Alberto Fernández en detrimento del actual mandatario, Mauricio Macri. El temor al cambio ya se dejó notar en los meses previos a los comicios, aunque poco a poco la tendencia se había ido frenando. Sin embargo, las nuevas medidas del Banco Central evidencian que la situación no es buena, que la desconfianza en los bancos se mantiene, y que la crisis económica ha llegado para quedarse.
Las transferencias bancarias caen al igual que los depósitos y los que ganan son sucursales como las de Pago Fácil. Imagen: Cuatro Medios.
Las transferencias bancarias caen al igual que los depósitos y los que ganan son sucursales como las de Pago Fácil. Imagen: Cuatro Medios.

Ha sido el Fondo Monetario Internacional (FMI) el que ha desvelado que Argentina tiene una de las peores economías del mundo, situándola en el séptimo puesto de mayor caída económica en 2019. Así lo revela en su informe “Perspectivas Económicas Mundiales” que presentó el pasado mes de octubre en Washington. En esta investigación también se advierte una caída del PIB argentino en más del 3% y unas previsiones de índices de desempleo que alcanzarán más del 10% al terminar el año. Unos números nada buenos, después de que Macri ya tuviera que pedir un préstamo en 2018 a este organismo para afrontar la desaceleración.

Las malas previsiones ya provocaron que en los meses previos a la votación en las urnas los bancos notaran el recelo de la población hacia ellos. Según datos de las entidades, los depósitos en dólares descendieron un 17% en el mes de agosto, aunque la caída en pesos no fue tan señalada. Hasta tal punto llegó la situación que las reservas monetarias llegaron a perder un total de 13.799 millones de dólares, quedándose ahora en unos 50.000 millones aproximadamente. Según los dirigentes financieros, una cantidad más que de sobra para afrontar la liquidez que demanden los clientes en lo que resta de este año.

image2

Fuente de Infografía: Ámbito.com 

Aun así, para este nuevo mes de noviembre, el Banco Central argentino ya ha tenido que tomar medidas ante el nuevo gobierno que ha venido a instalarse en la República. Habrá restricciones para limitar el acceso a dólares en no más de 50 por operación en efectivo en el exterior del país. La batería de normas pretende frenar una tendencia que ha bajado en las últimas semanas, pero que se venía produciendo en este curso. Los cambios en las condiciones de financiamiento y la caída de la confianza en los bancos tienen un alto grado de responsabilidad. 

Argentina no olvida la gran depresión sufrida en el año 2001 cuando se produjo el famoso ‘corralito’ y hay mucha gente que prefiere tener su dinero en sus manos lo más pronto posible. Aun así, expertos en la materia como el economista Salvador Di Stefano dejan zanjado el tema: “la situación del 2001 no podría ocurrir de ningún modo en la actualidad”. El asesor también indica en una reciente entrevista que la intranquilidad de los inversores es lógica, pero que a la larga está infundada porque la crisis no llegará tan lejos como entonces. No lo cataloga como una de las ‘Fake News’ del proceso electoral, pero aboga por una mayor moderación en la población.

En cualquier caso, en el país albiceleste la tendencia se viene repitiendo en los últimos tiempos. Los argentinos ya están encontrando alternativas para guardar su dinero y efectuar sus pagos, ya no solo de manera física, sino también en la red. Las transferencias bancarias caen al igual que los depósitos y los que ganan son sucursales como las de Pago Fácil, actualmente uno de los métodos de pago más solicitados junto a otros de naturaleza similar como RapiPago o Payu Latam. Los usuarios solo tienen que gestionar todo de manera electrónica y luego acudir al local físico para completar la operación.

Así están ganando terreno en el pago de facturas como luz o agua, junto a la transferencia de dinero a otras personas o para recargar el celular. También para los pagos online, incluso para depósitos en webs recreativas como casinos, están avanzando terreno y estableciéndose como forma de pago habitual en favor de otros sistemas como los pagos con tarjeta o PayPal, que también representan a un gran número de ciudadanos que las seleccionan. La gran cantidad de utilidades y de funciones que cubren ayudan también a la expansión de estos servicios. En concreto Pago Fácil cuenta ya con más de 5000 locales en Argentina, en su mayoría pertenecientes a franquicias.

Por tanto, no solo representan una opción alternativa a los bancos, sino también una opción para muchos ciudadanos de trabajar como asociados de esta empresa. En la década de los noventa el tipo de servicios que ofrecen los cubrían las entidades bancarias, sin embargo, los retrasos y las largas colas eran notorias los días de vencimiento de facturas. La facilidad y la seguridad para ejecutar estas operaciones han ganado enteros con la llegada del nuevo siglo, y ahora podrían incluso crecer con más rapidez con la situación económica que se vive en la República.

Las restricciones cambiarias ejecutadas en estos días previos también afectarán a estas alternativas, puesto que el Banco Central determinó que estas entidades necesitarán su aprobación previa para realizar pagos al exterior originados en estas redes. Esto será solo en determinadas operaciones, pero coincide que muchas de ellas son las más demandadas para estos métodos de pago. Por ello, muchas transacciones pasarán ahora primero por la administración central, que no quiere que la situación se le descontrole, ya que su liderazgo masivo sí que está en el aire.

Comentarios