viernes 23/10/20

Entregas, el desafío del e-commerce durante la pandemia

  • Cómo se adaptaron al nuevo escenario comercios, empresas y emprendedores para continuar comercializando a través de internet.
  • La implementación de una nueva logística y las expectativas de los consumidores.
ecommerce venta internet digital
Las entregas para el e-commerce, un desafío que se aceleró en la pandemia de Covid-19.

Frente a la pandemia de Covid-19, comercios, emprendedores y empresas debieron rápidamente acomodarse al nuevo contexto y con ello, para la continuidad de sus procesos y economías, adoptar y acelerar la transformación digital, sumando nuevos canales de comercialización y logística adecuada para satisfacer una demanda creciente del comercio electrónico.   

En este sentido, algunos lograron hacerlo de manera rápida ante la complejidad de la situación generada por el coronavirus, salvar sus operaciones y revertir lo que podría ser una crisis segura y otros, que incluso no comprendieron las exigencias, profundizaron los problemas que desarrolló la pandemia y afectaron seriamente la estructura de su negocio.

En esa transformación digital las entregas para e-commerce son uno de los desafíos centrales, porque no solamente necesitaron una presencia más marcada en Internet y en todo el ecosistema que la rodea, sino también una mirada más amplia de los procesos de comercialización, apoyadas en estrategias de atracción, venta y distribución.

Es que ante los locales cerrados y las imposibilidades que la pandemia generó en la movilidad, los consumidores se volcaron masivamente al ámbito digital para realizar las compras que hasta hace pocos meses hacían en tiendas, shoppings y centros comerciales de sus ciudades.

Ofrecer y cumplir con las entregas, en cuanto a logística, para dar respuestas a la demanda generó al principio ciertas dificultades para comercios y empresas, que no habían contemplado envíos a domicilio dentro de sus modelos de ventas y que debieron aplicar nuevas modalidades de entrega de productos con servicios a puerta del cliente.

La armonización del sistema de todas maneras se consolidó rápidamente por medio de empresas que se adaptaron a las necesidades también a través de la tecnología, a pesar de que inicialmente y en ocasiones, generó cierto desbalanceo de costos en la comercialización, pero que poco a poco fue entendida por los clientes, que compensaban esos cargos extra con la posibilidad de no moverse de sus hogares para hacerse de sus compras y productos.

Datos sobre el comercio electrónico en el país durante abril de 2020, evidenciaron el shock de compras por internet durante el primer mes de cuarentena: 84 por ciento de crecimiento en la facturación comparado con un mes promedio del primer trimestre de 2019, de acuerdo a datos de la Cámara Argentina de Comercio Electrónico (CACE).

Para poder generar ese impacto positivo, por ejemplo, el universo de comercios y emprendedores debió desarrollar modelos virtuales de comercialización con la creación de tiendas online, implementación de pagos por nuevos medios electrónicos incluso más allá de las tarjetas de crédito y hasta converger en una estrategia de marketing digital como soporte.

Se espera que el e-commerce se consolide en la pos pandemia y con ello también los servicios de entrega, a partir de que los usuarios consumidores continúen comprando por medio del canal digital y al final éste se complemente con las tiendas físicas, en una tendencia que se encaminaba antes de la pandemia pero que definitivamente se aceleró a partir del coronavirus.

Comentarios