sábado 28/11/20
EXCLUSIVO

Vacuna contra el Covid-19: historia y esperanza de una enfermera voluntaria de Berazategui

  • Entrevista con una participante del estudio clínico de la potencial vacuna contra el SARS-CoV-2 que se prueba en Argentina, a cargo de los laboratorios Pfizer y BioNTech.
Adriana Lorena González es enfermera y participa com voluntaria del ensayo de la vacuna contra el Covid-19 de los laboratorios Pfizer y BioNTech. Foto: Cuatro Medios.
Adriana Lorena González es enfermera y participa com voluntaria del ensayo de la vacuna contra el Covid-19 de los laboratorios Pfizer y BioNTech. Foto: Cuatro Medios.

Cuerpos incinerados. Muertes en soledad.

Los fallecidos por coronavirus son casi 12 mil en Argentina. Los infectados bordean los 600 mil. Y la pandemia no cesa.

—Tengo fe de que me tocó la vacuna, así te lo digo. Es un día histórico. Hay esperanza —dijo emocionada Adriana, enfermera de 41 años y vecina de Berazategui, minutos después de salir del Hospital Militar Central. 

Confía en que lleva el antígeno contra el coronavirus en su organismo: la vacuna en fase 3 del ensayo clínico que se prueba en Argentina, Brasil, Estados Unidos y Alemania y que estudian y desarrollan científicos de los laboratorios Pfizer y BioNTech, con el doctor Fernando Polack como investigador principal en nuestro país.

​La posibilidad cierta de haber recibido la dosis de prueba contra el genoma viral SARS-CoV-2  es de un 50 por ciento. El otro 50 por ciento es la posibilidad de recibir placebo.

Así lo establece el protocolo del estudio en base a un diseño llamado doble ciego, donde la mitad de las personas reciben la vacuna y la otra mitad placebo, pero ni los investigadores y otros intervinientes, ni pacientes, conocen qué administran y reciben, para garantizar la seguridad de las pruebas.  

—Los médicos que me atendieron, todos los profesionales que me asistieron, están muy esperanzados, eso nos debe dar esperanza de que el día de la vacuna está pronto de ser una realidad —comentó emocionada a este sitio de noticias. 

Para esta potencial vacuna hay 4.500 voluntarios en Argentina, que ya comenzaron a recibir la segunda dosis luego pasar la etapa de la primera aplicación con una tolerancia esperada por los investigadores y que causó leves síntomas como dolor en la zona de la aplicación o algo de fiebre.  

2020091223164295700

—Me sumé a la prueba porque quiero colaborar con lo que estamos pasando —dijo Adriana Lorena González a este sitio de noticias tres días antes de ir al Hospital Militar Central de Argentina, donde se desarrolla la investigación en el país.

Enfermera en un centro de investigación clínica y líder de un grupo voluntariado de personas con enfermedades reumáticas, Adriana también está dentro de los denominados grupos de riesgo frente a la pandemia. —Padezco asma crónico, por eso no estoy trabajando desde el 18 de marzo y no salgo de casa desde ese día. Salí solamente para participar del ensayo —contó a este medio digital.

El 21 de agosto un remis (a cargo y cuenta de los patrocinadores del estudio) la llevó desde Berazategui hasta el edificio hospitalario ubicado en el barrio porteño de Belgrano.

Preparada con barbijo, máscara y alcohol en gel ingresó a uno de los consultorios dispuestos para recibir a los pacientes voluntarios. Primero se entrevistó con una médica que le aclaró todas las dudas sobre la propuesta: riesgos, incomodidades que pueda tener, los objetivos y ventajas. Todo en detalle. 

2020091222132433700

Luego de la entrevista firmó el formulario de consentimiento informado e ingresó a la sala de aplicaciones. —Un poco de ardor normal en el lugar del pinchazo y nada más, dijo. 

Adriana pasó los primeros días con dolor persistente donde le aplicaron la inyección. —Me dolía al tacto, tuve que dormir varias noches del otro lado (izquierdo) para evitar tocar o rozar la zona —dijo a Cuatro Medios.

Mientras, ya comenzó a completar los primeros datos a través de una app desde un teléfono celular que le dieron como dispositivo para guardar información periódica de cómo se siente y otras variaciones significativas a informar. Adriana ya se prepara para la próxima visita que deberá realizar a los consultorios del Hospital Militar Central para la segunda aplicación. 

loren covid19 vacuna 4

— Quiero hacer un bien a la humanidad con esto. Siento que estoy ayudando a todos de alguna manera, mientras nos seguimos cuidando de no contagiarnos —remarcó en la entrevista con Cuatro Medios. 

El estudio para el desarrollo de la vacuna candidata de Pfizer y BioNTech durará dos años. Es el tiempo contemplado para completar el objetivo del ensayo: contribuir de forma preventiva a bajar el riesgo de morir de Covid-19. Esperanza. 

Comentarios