Buscar

LUNES 11 HORAS, ABRAZO SOLIDARIO AL EDIFICIO DE LA UNIVERSIDAD NACIONAL ARTURO JAURETCHE

#SalvemosALaUnaj: deudas salariales, obras paralizadas y desfinanciamiento de proyectos, la estructura de la crisis de la Jauretche

Este 2018 es el año de mayor riesgo financiero para la Universidad Nacional Arturo Jauretche. El quiebre de 2016 y el ahogo económico: de no poder sostener el funcionamiento general y básico, a la deuda de salarios a docentes y obras clave paralizadas por falta de pago del gobierno nacional.

#SalvemosALaUnaj: deudas salariales, obras paralizadas y desfinanciamiento de proyectos, la estructura de la crisis de la Jauretche
#SalvemosALaUnaj es el lema del abrazo solidario de este lunes a las 11hs en el Cruce Varela.
#SalvemosALaUnaj es el lema del abrazo solidario de este lunes a las 11hs en el Cruce Varela.

Firma

Víctor Bravo

Víctor Bravo

Periodista, especialista en contenidos digitales audiovisuales. Fundador y director de Cuatro Medios y de Cuatro Medios Radio.

La Universidad Nacional Arturo Jauretche tiene 20.747 alumnos regulares: el 42% es de Florencio Varela, el 23% de Berazategui, el 21% de Quilmes y el 7% de Almirante Brown. La gran mayoría, el 79%, es primera generación de estudiantes universitarios en sus familias.

La UNAJ ya tiene 78 egresados de grado y 80 de pregrado. Otros 1.379 también egresados con título intermedio. Entregó además 4.234 becas Progresar, mientras que recibió 9.115 de ese tipo. Otorgó 8.841 boletos estudiantiles de los 14.397 pedidos realizados.

LUCES ROJAS. El normal funcionamiento de la Universidad Nacional Arturo Jauretche se sostuvo hasta diciembre de 2015. En el inicio del 2016 -con Esteban Bullrich como ministro de Educación y Deportes de la Nación- la UNAJ comenzó a evidenciar dificultades presupuestarias para mantener cubiertas las necesidades básicas de la comunidad y edilicias.

Este lunes 13 de agosto a las 11 horas en un abrazo solidario al edificio de avenida Calchaquí 6.200, en el Cruce Varela. El lema es “Salvemos a la Universidad Nacional Arturo Jauretche” y en las redes sociales será #SalvemosAlaUnaj.

Autoridades de la Universidad Jauretche declararon entonces la emergencia económica, solicitando mínimamente disponer mes a mes  de los fondos para cubrir salarios de trabajadores docentes y no docentes y cumplir con los gastos mensuales y el pago de los servicios como la luz y el agua. El déficit presupuestario en ese entonces de la Universidad de Florencio Varela alcanzó los 37 millones de pesos.

ACHIQUE. Sólo en el primer año recibió más dinero por estudiante que la media nacional. En el 2011, año de su inauguración, la UNAJ recibió un 42% más de inversión por estudiante comparado con los datos promedios nacionales. Desde 2012, ya en su segundo año de ciclo lectivo, la Jauretche recibió un 20% menos de inversión por estudiante que la media nacional, para el 2013 el 33% menos, en el 2014 el 30% menos y el 2015 el 37% menos que la media de que recibieron las universidades nacionales.

A partir de 2016, ya con el gobierno de Mauricio Macri, la UNAJ fue objeto de recortes de fondos destinados por estudiantes en una curva descendente pronunciada: 57% menos en 2016, 61% menos en el año 2017 hasta el 63% menos en este 2018.

LAS BASES. Pero la estructura de la crisis de la Universidad Nacional Arturo Jauretche se conforma de puntos vertebrales. El diagrama que evidencia la delicada situación presupuestaria se puede separar en salarios impagos, obras paralizadas y proyectos sin financiamiento.

SALARIOS. En el primer ítem están los 140 docentes que no cobraron el sueldo del segundo cuatrimestre de 2018 y los casi 300 docentes que no recibieron sus honorarios por el dictado del curso de preparación universitaria que se dio entre febrero y marzo para los aspirantes universitarios, una labor fundamental para el ingreso de los nuevos inscriptos.

Además, el gobierno nacional de Mauricio Macri - con Alejandro Finocchiaro como ministro de Educación- adeuda los salarios 2018 de docentes del Plan Fines en el que trabajaron docentes y personal administrativo de la UNAJ. Mientras que tampoco cumple con el pase a planta comprometido por el Ministerio de Educación de la Nación de los trabajadores no docentes adheridos al régimen de personal contratado.

PROYECTOS DE OBRA. En el mismo esquema las obras edilicias proyectadas en el marco del crecimiento académico y tecnológico de la UNAJ también se paralizaron.  Entre estos se cuenta la obra del Polo de Desarrollo local y regional UNAJ, la cual no avanza por falta de aportes del gobierno nacional. El proyecto comprende 17 aulas-laboratorios, cinco para el área de Ingeniería Industrial, cuatro para el área Electromecánica, siete para el área de Bioingeniería y una para el área de Física. Cada aula además debe recibir el equipamiento completo para su funcionamiento y también contempla la capacitación técnica no universitaria, las acciones de promoción cultural, el intercambio con otras universidades del MERCOSUR y la provisión de servicios técnicos al sector privado. La paralización del conjunto de acciones es total.

La escuela secundaria universitaria técnica de la UNAJ del barrio San Francisco de Florencio Varela también quedó trunca por falta de fondos de la nación. El establecimiento debía funcionar durante 2016 y luego de las expectativas de comenzar el ciclo lectivo en 2017, la obra se paró con un avance del 40%. Pero una vez más el atraso en el envío de fondos por parte del Ministerio de Educación y Deportes de la Nación imposibilitó continuar.

MÁS RECORTE. En cuanto a los contratos acordados con la Secretaría de Políticas Universitarias para Medicina y Trabajo Social que permitirían financiar los cargos y gastos de ambas carrera, también están caídos y todavía no se efectivizaron. En el mismo sentido el gobierno no envió los fondos de los proyectos de extensión y vinculación tecnológica 2017.

AJUSTE GENERAL. Además de estas falencias por el ajuste, la UNAJ padece falta de mantenimiento general por escazes de insumos, de limpieza por el achicamiento en el presupuestario de servicios generales (el año pasado los estudiantes se organizaron para limpiar aulas y baños), falta de provisiones corrientes como agua para beber, papel, insumos de impresoras y otros artículos básicos para el trabajo administrativo. También tiene menos personal de seguridad por el recorte en el contrato de trabajadores externos.

Esta situación motivó que la comunidad universitaria de la UNAJ se convoque este lunes 13 de agosto a las 11 horas en un abrazo solidario al edificio de avenida Calchaquí 6.200, en el Cruce Varela. El lema es “Salvemos a la Universidad Nacional Arturo Jauretche” y en las redes sociales será #SalvemosAlaUnaj.