Buscar

DESESPERADO PEDIDO

Joven varelense sufrió un ACV hemorrágico y su mamá clama “una rehabilitación urgente”

Se trata de Daiana Acevedo de 20 años. Su caso pone en evidencia los laberintos que tiene el sistema de salud público. La chica está afiliada a PAMI, obra social a la que su mamá solicita la asistencia.  

Joven varelense sufrió un ACV hemorrágico y su mamá clama “una rehabilitación urgente”
Rosa, mamá de Daiana, pide ayuda para mejorar la salud de hija.
Rosa, mamá de Daiana, pide ayuda para mejorar la salud de hija.

Daiana Acevedo se descompensó el 22 de octubre del año pasado, durante la elección legislativa que se celebró ese día. Rosa, mamá de la chica, confirmó que la joven sufrió un Accidente Cerebro Vascular (ACV) hemorrágico, de acuerdo a lo que determinaron horas después los médicos que la asistieron en el Hospital El Cruce, contó la mujer, donde los profesionales pudieron revertir la situación tras 6 meses y medio de internación y tratamientos. Desde ese momento Rosa transita un laberinto dentro del sistema de salud público y PAMI, buscando que le autoricen la rehabilitación integral para su hija.

Luego del ACV, en un primer momento, a la joven “la trasladaron al Hospital Mi Pueblo de Florencio Varela. La tenían tirada en una habitación hasta que yo la encontré a las ocho de la noche como un perro”, señaló Rosa en una entrevista con Cuatro Medios y El Radar. “Hubo una mala praxis. En el Hospital Mi Pueblo me pidieron los órganos de mi hija. Me lo pedían constantemente porque ellos decían que tenía muerte cerebral pero no tenía muerte cerebral”, dijo Rosa.

La mujer confirmó que Daiana ese día fiscalizó la elección para el espacio de Cambiemos en una escuela de Florencio Varela y que el Accidente Cerebro Vascular lo tuvo cerca de las 15 horas de esa jornada, cuando se trasladó a votar a una escuela en Bosques Norte. De allí fue llevada al Hospital de Agudos provincial de Varela.

A través del concejal Maximiliano Bondarenko (en esos comicios fue candidato en la lista de Cambiemos de Florencio Varela), dijo Rosa, consiguió que Daiana fuera trasladada al Hospital El Cruce. “Ella nunca tuvo una muerte cerebral como me habían confirmado en el Hospital Mi Pueblo. Mi hija fue cuidada y le salvaron la vida en El Cruce. Ella estaba entonces apta para una rehabilitación. Daiana tiene una traqueotomía, tiene una válvula en su cabeza y un botón gástrico por donde se alimenta”, dijo Rosa.

“Mi hija recién recibió las primeras horas de atención al otro día del ataque, a las 9 de la mañana en el Hospital El Cruce. Estuvo las primeras horas con la sangre en la cabeza”, aseguró. “Ella tendría otras secuelas más leves. Ahora necesita una rehabilitación motora y respiratoria urgente”, denunció la mujer.  

La joven tiene la obra social PAMI y a través de esa prestación fue derivada a una clínica y geriátrico de Don Bosco, que de acuerdo a Rosa, no brinda la rehabilitación que necesita Daiana. “Ella en Don Bosco tuvo una neumonía otra vez, deshidratación y una anemia terrible. Y volvimos a la clínica Santa Clara en Varela (ex María Mater). Daiana entró un viernes por la tarde y el sábado a la mañana pasó a terapia, entubada nuevamente y luchando por su vida. Ahora la trasladaron al sanatorio Ramón Cereijo, de la Capital Federal. Ahí está en terapia”, relató Rosa en la entrevista.

“Hay un daño, pero los médicos no pueden decirme las secuelas que puede tener. Esto recién se va a saber cuando tenga una rehabilitación motora y respiratoria. Ahí recién se sabrá las secuelas que tendrá para toda su vida”, describió.

“PIDO UNA REHABILITACIÓN PARA MI HIJA”

“Yo me siento una madre abandonada. Daiana fue abandonada. Porque ella entregó su vida para defender el voto de cada uno. Creo que ellos deben dar el apoyo que ella necesita. Pido una rehabilitación para mi hija, no pido plata, no pido nada más. Tiene una hija de 5 años y pide todos los días por su mamá. Llora por ella y solo pide verla”, dijo.